Opinión: Vincenzo Nibali, un ciclismo más allá de la fuerza

Por @amatiz12

“Nunca tuve miedo de seguir mi instinto y atacar. Así es como gané las carreras más importantes. Si dudas o te detienes, tu oportunidad se ha ido”, así describió a la perfección Vincenzo Nibali el porqué tiene el palmarés que ostenta. Todo con base en un estilo aguerrido en el que halló la fórmula para jactarse semejantes triunfos sin si quiera ser el más fuerte -en la mayoría de ellos-.

Sí, esa fue la era que se cerró en Il Lombardía, la de un corredor que dejó una huella porque enseñó un camino al éxito distinto a la fuerza, en un deporte donde tal elemento predomina y ha establecido la creencia de que es el único requerimiento para ganar carreras. Desde este espacio, a Nibali se le apodó como el ‘rey de los intangibles’. Y más precisa no puede ser esa descripción, pues si hubo algo con lo que el italiano marcó la diferencia fue con esa virtud para emplear esas fortalezas invisibles a los vatios.


Opinión: Los intangibles de Vincenzo Nibali


Para que se entienda, no es como si por ejemplo yo ahora pudiera decir que puedo ganar el Tour de Francia por tener una buena capacidad de análisis cuando ni siquiera muevo los suficientes vatios como para prender un bombillo. Obviamente se requiere cierto nivel -cada vez más alto con los avances científicos y tecnológicos- para dilucidar una posibilidad real de ganar algo y claramente nuestro protagonista lo tuvo. La diferencia es que nunca fue el mejor de todos y de ahí es donde se empieza a dimensionar el impacto de sus otras habilidades.

Otro habría sido el destino del ‘Squalo’ si simplemente hubiese limitado a aceptar su sitio en el tren de vatios. Ese palmarés con dos Giros, un Tour, una Vuelta, dos Lombardía o una San Remo se reduciría a una porción insignificante. Su astucia, pericia, coraje y actitud compensaron esos gramos de fuerza que echaba en falta, para así engordar esa bolsa de triunfos hasta tal punto.

Por ejemplo, es innegable que requirió de tales bondades para hacerse con el Giro de 2016, en el que cursaba en la última semana a casi 5′ de la Maglia Rosa. Imposible pensar que un tipo sin el nivel para ser dominador de la cita, le haya “bastado” con una incursión lejana conjunta con Esteban Chaves en un encadenado montañoso, para luego tensar la cuerda en un descenso -su tradicional terreno de predilección- hasta el punto de forzar la caída del entonces líder Kruijswijk y a la posteridad batir en el mano a mano al colombiano en las jornadas remanentes.

U otro caso, ¿cómo logró triunfar en la Milán-San Remo cuando si quiera tenía el perfil de quienes habitualmente la ganan? ¿Por piernas? No. Nuevamente, la excelencia para leer carreras lo hizo aplicar daño en el único terreno donde podía hacerlo (Poggio) y luego administrar con astucia el veloz final donde se adelantó a la indistinguible camada de velocistas y clasicómanos, tipo Sagan, Ewan, Kristoff. Si hay una victoria que certifique el concepto emitido aquí sobre el siciliano es esta, pues aunque sea una competencia “fácil” en su recorrido, presenta el más complicado de los acertijos tácticos que existen en el ciclismo de primer nivel y para si había alguien para resolverlo, era ese brillante lector de carreras como Nibali.

“Tal vez no sea un gran comunicador o una estrella de las redes sociales, pero siempre he tratado de mostrar quién soy cuando compito”. Plenamente se comparte esta idea con Vincenzo, que si por algo adquirió ese apodo de ‘tiburón’ fue por su inexorable capacidad de acechar de múltiples maneras y en momentos donde menos sus adversarios se lo imaginaban.

Hilando por la idea de esa frase, otro punto indudable fue esa ruptura con la línea moral en competencia, algo que a muchos que no agrada, pero que desde lo personal -dependiendo del contexto- no considero reprochable. Él atacó a Froome en el Tour cuando tuvo un desperfecto mecánico para a la postre ganar la etapa, derivando en un fuerte roce entre ambos; no esperó a Kruijswijk en su caída y aceleró la marcha en el recordado malestar estomacal de Dumoulin cuando el resto de adversarios “respetaban” el incidente.

Trasladó ese carácter a la carretera, una personalidad nada blanda, de esos que ven incorrecto aprovechar la desgracia del rival. Él concibió el ciclismo como una práctica donde ciertas cosas como la suerte no se pueden controlar, donde las caídas y averías son parte del juego para todos y donde lo malo que le pasa al otro, generalmente no suele ser culpa de uno. Él no fue responsable de que a Froome se le saliera la cadena, o que a Dumoulin le tocara ir al baño. Las cosas sucedieron y él se adaptó a las circunstancias para sacar el mayor provecho posible. Para caso, cuando él se averió en Alpe D’Huez, teniendo opción de podio, los Movistar no se detuvieron en su accionar y él nunca pudo retornar. La desgracia está para cualquiera.

Cierto es que se extrañará a ese corredor que tanto entretuvo con su recursividad para engrosar su palmarés, a ese que sin ir sobrado y sin ser el mejor, nunca traicionó su mentalidad ganadora y a su modo, supo ser quien fue. Porque hay algo claro, sin uno haber visto una carrera, sabía que si el ganador había sido él, entonces fue porque hubo espectáculo. Nibali es sinónimo de espectáculo.

“El ciclismo no se trata de mirar el potenciómetro o incluso de respetar las órdenes del equipo. Si te sientes bien, tienes que hacerlo. Nunca tuve miedo de asumir la responsabilidad de lo que hice y de lo que podría dejar de hacer. Eso es el ciclismo”.

Alejandro Matiz

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2022 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

9 pensamientos sobre “Opinión: Vincenzo Nibali, un ciclismo más allá de la fuerza

  1. Perfecta la nota, Nibali se aprovechaba de esas reglas no escritas en el ciclismo y su mayoria de triunfos siempre tenian ese apice de malicia, ya sea bajando como loco para que sus rivales perdieran estela del scualo o atacando en algun percanse del rival, asta el mismo Remco ante de caer en Lombardia dijo que Nibali le intimidaba y lo pago caro.. nunca tendra la nobleza deportiva de Roglic, pero prefiero ser un Nibali ya que el esloveno a perdido mas de una carrera xq sus rivales no respetan el “fair play”…es uno de los ultimos patrones del pelotón,

  2. Nibali con sus actuaciones y triunfos pasa a ser del top 4 de los mejores ciclistas legendarios italianos al lado de Coppi, Bartali y Gimondi y, dentro de los 10 mejores corredores del pelotón profesional de la historia. Muy inteligente y audaz, para vencer a rivales de mayor postín y mejor condición.. Solo nos queda una pregunta, cuando venció en el Giro de 2016, de la noche a la mañana, encerrado en una cama hiperbárica, en dos etapas , destrozó a sus rivales y voló sorpresivamente. Lo que sucede en este deporte es que hay un código de silencio y aquel que se salga de la horma, lo erradican como alucinógeno malsano.

    1. Simplemente queda disfrutar del ciclismo tal como es y ver las carreras.
      Si no hay show, espectáculo, grandes gestas y ciclistas superestrellas, no hay TV ni marcas aportando los millones, y si no hay dinero a la UCI no le sirve.

  3. Gran nota. Felicitaciones señor Matiz. Eso de los vatios es para analizar. Uno sabe cuantos vatios mueve o puede mover. Pero no sabemos si el rival va mejor o peor, si está cañando. Es alli cuando la inteligencia, pero sobre todo el no tener miedo a arriegar da sus frutos. Y en esto Nibali nos da la gran enseñanza. Si como da entender la nota, solo hubieran ganado los que mas vatios movian cuando Nibali ganó, seguramente sus victorias hubieran sido menos.

  4. Ojalá algunos Ciclistas lean y apliquen las palabras de Nibali, me refiero a los que tienen APTITUD pero no ACTITUD. Es muy fácil suponer y escribir sin estar montado en una bicicleta, pero Él que no arriesga quedará segundo o tercero, pero no sabrá si pudo haber ganado

  5. Nibali es uno de mis ciclistas favoritos. Tuvo que correr en una época difícil, después del EPO, pero antes de las cetonas. O sea, ganó las tres grandes vueltas a “pane e acqua” :) Es un gran comunicador, solo que no habla muy bien el inglés, y por eso su imagen de parco fuera de Italia. Pero es más elocuente que la mayoría de los colombianos y españoles.

  6. Sus capacidades y debilidades, las sabía administrar, no era el más potente, pero si el más inteligente, un gran estratega de la ruta. La vida es así saber en dónde actúo, con
    Mis capacidades y debilidades para lograr mis objetivos.

  7. creo que el tour 2014 fue su esplendor, para mi no le quita merito la retirada de Froome ni de Contador dado que a Contador ya lo tenía lejos en la GC y luego demostró que tenía las piernas de su vida.

  8. Nibali es sinónimo de ciclismo. Nadie gana las 3 grandes de casualidad, y ahí están las pruebas de quienes solo se quedaron con 2. Un grande, una leyenda de este siglo.
    Increíblemente estos días vemos la retirada de 3 de los mas grandes ciclistas del 2000s.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: