Péraud: “Sé que no hay dopaje mecánico en el máximo nivel de competición”

Por @pmpalermo

Jean-Christophe Péraud es conocido por su tardía explosión en el ciclismo de ruta, llegando al podio del Tour de France luego de una notable trayectoria en el Mountain Bike. Pero además, más recientemente, por haber sido desginado por la UCI como encargado de la lucha contra el dopaje mecánico.

Sin embargo, poco duró la aventura del francés, que luego de un par de temporadas investigando a los tramposos, fue despedido en las últimas horas. Así lo confirmó él mismo a L´Equipe, asegurando que se marcha de su cargo con un sabor agridulce.

“¿Si cumplí mi objetivo? Sí y no. Sí, porque sé que no hay dopaje mecánico en la más alta competencia. No, porque la UCI no ha logrado garantizar al público en general que esta trampa no existe. No hay nada más difícil que demostrar que algo no existe, y todavía hay una duda en la mente del público”, indicó.


Peraud, de ingeniero a podio del Tour


Péraud ahora busca continuar en el mundo del ciclismo, preferentemente con algún cargo en el staff de un equipo. “Me gustaría trabajar en la optimización del rendimiento en un equipo ciclista, reuniendo todos los elementos diferentes: atletas, directores, médicos … Puedo usar mi propia experiencia; siempre he estado buscando el rendimiento a través de todos los métodos de entrenamiento posibles”, concluyó el subcampeón de la Grande Boucle 2014.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

8 pensamientos sobre “Péraud: “Sé que no hay dopaje mecánico en el máximo nivel de competición”

  1. De haber sido utilizado en el pelotón profesional, lógicamente se habría llevado acabo hasta el incidente de la chica que fue sorprendida infraganti, luego de eso es logico que no se encuentren evidencias, saludos

    1. Pero estimado amigo, aplicando su teoría, lo lógico es que los tramposos hubieran dejado de doparse al haber sido cazados los primeros…y ya sabemos que no es así. Y lo que sí sabemos es que nunca se encontró un motor en ciclismo de ruta profesional.

    2. Estimado Pablo, el punto es que al tratarse de dispositivos mecánicos, solo son factibles sino se están buscando, es la única forma en que pueden pasar inadvertidos, y fué en ese momento puntual que empezaron a ser testea dos,
      Por el contrario en el campo de la medicina, es bien sabido que siempre se va un paso detrás, hay un escrito del Dr Víctor M Cabrera Oliva, de la Univ. de Ciencias de la cultura física y el deporte “Manual Fajardo” de la Habana. Cuba, tiene ya algunos años; pero me parece interesante, ahí toca temas que Ud sabrá valorar mejor Yo, en cuanto a si sigue vigente lo que ahí se postula, saludos

      1. Interesante dato Juancho. Leí el artículo resumen que data de hace una década y por lo menos para mi es claro que el doping genético es una realidad. A la vez algo del artículo es desesperanzador, aun cuando ha pasado bastante tiempo con avances de uno y otro lado: – “Para todos los propósitos e intentos, el dopaje genético será indetectable”. La observación de un mejoría significativa pudiera ser una señal del uso de un método prohibido, pero no existiría un método científicamente probado para detectarlo.”- ¿será que la revisión de las muestras del TDF 2017 y 2018 serán motivadas por un paso cientifico importante para la detección del doping genético?

        1. En lo que dice el artículo, lo veo posible en la etapa temprana de desarrollo del atleta, cuando no está en el radar y no existen datos comparativos de desempeño, saludos

  2. El dopaje mecánico era una opción que tenían los tramposos y quizás no pudieron prosperar por los rigurosos controles, pero se está incursionando desde hace algunos años recientes en nuevas técnicas de laboratorio para aumentar la resistencia y el rendimiento de los deportistas de sustancias por ahora desconocidas, el doping GENÉTICO. Asimismo, en un futuro próximo, los especialistas prevén que deberán enfrentarse a nuevos métodos, cada vez más sofisticados, como el dopaje genético. Bajo esa lupa la fama, la gloria y la obtención de resultados a toda costa, el dopaje ocupa un lugar desequilibrante y se torna peligroso para la ética del propio deporte y para la salud del deportista.

  3. Nunca se sabe al ciento por ciento. Es bueno que se inspeccione el material. Lo que no entiendo es que por un poco de clembuterol sacionaron a Contador y a Froome que iba inflado de salbutamol lo dejesen vencer en la Vuelta.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: