Rubén Fernández y otros campeones extraviados

Por Oscar Trujillo Marín

Del gran éxodo de jefes de fila y gregarios experimentados que tuvo Movistar al final de la temporada pasada, Ruben Fernández fue uno de ellos tras cinco campañas en el equipo de Unzúe. A diferencia de su muy anunciado fichaje hace unos años, lo hizo sin mucho ruido. De manera discreta.

El corredor murciano, que el primero de marzo cumplirá 29 años, recaló en la segunda división, en la Fundación Euskadi, formación que regenta su ex compañero y amigo Mikel Landa. Su aventura con el equipo telefónico -tras deslumbrar con 22 años en el 2013 ganando el Tour de L’Avenir- se produjo con más pena que gloria tras pasar de gran promesa española hace 7 años a un corredor cada vez más destinado a tareas de gregario y ya al final descartado incluso para asistir a las vueltas más importantes.

Una serie de infortunios y pequeñas lesiones recurrentes, aparte de exceso de presión propia, lastraron su paso por el equipo telefónico. Ahora con menos focos sobre su cabeza espera reencontrar el golpe de pedal que siendo sub 23 auguraba un temible escalador y vueltómano.

El caso de corredores que deslumbran ganando de manera brillante un campeonato mundial sub 23 o un tour de L’Avenir y luego se van diluyendo sin consolidarse, no es ni mucho menos una rareza. Siempre nos quedamos con los nombres de quienes si llegan a la categoría élite y logran destacar de manera precoz y sostenida. Pero muchos de ellos ven apagar su llama lentamente una vez empiezan a codearse con profesionales curtidos, experimentados y sobre todo cuando el estrés y la presión de resultados cae sobre ellos.

Para no ir más lejos el español Moisés Dueñas que en 2006 barrió en la carrera francesa, la más importante para corredores sub 23 del mundo, esa misma  victoria le hizo conseguir contrato en la élite. Pero solo dos años después, cuando militaba en Barloworld, eligió un camino peligroso y dio positivo por EPO en Tour de Francia 2008. De ahí ya no se volvió a levantar. Después de la sanción un paso deslucido por equipos de tercera y cuarta categoría lo vieron retirarse con 34 años sin llegar nunca a donde sus grandes cualidades apuntaban.

Romain Sicard, vasco francés nacido en Bayona venció con claridad en Tour de L’Avenir 2009 a Tejay van Garderen entre otros. Sus magníficas condiciones de corredor completo se corroboraron solo un par de meses después ganando también ¡el mundial de ruta sub 23!. De inmediato fue contratado por el desparecido equipo World Tour Euskatel Euskadi, donde nunca más pudo mostrar su gran potencial entre lesiones y temporadas discretas. Luego pasó por Barloworld y actualmente milita en Total Direct Energie sin brillo alguno. Pero su palmarés simplemente se estancó; y por las razones que sean, nunca pudo volver a enseñar la gran calidad que mostró de juvenil.

Fabio Duarte, nacido en Facatativá, Colombia, con 19 años en 2005 ganó la vuelta de la juventud de su país, principal trampolín de las grandes figuras que nacen en la nutrida cantera de la nación cafetera. Pero es que con 20 años en 2006 repitió victoria, además se llevó el oro en la prueba crono sub 23 y fue bronce en ruta en los mismos nacionales. Continuando con su fantástica progresión ganó el oro en el mundial (sub 23) 2008, en Varese, Italia imponiéndose a John Degenkolb.

Por fin Colombia, hasta ese momento, encontraba un corredor versátil y potencial ganador en prestigiosas carreras mundiales en cualquier terreno. Sus buenas actuaciones le abrieron las puertas el equipo español Geox, pero entre ese paso gris por la escuadra ibérica y su tránsito por el equipo pro continental Team Colombia logró atesorar solo un par de victorias menores a nivel internacional: la vuelta a Asturias 2010 y una etapa en el giro del Trentino 2011. Loable, por supuesto, pero demasiado poco para las maravillosas cualidades que evidenciaba y la gran calidad que por fogonazos siempre mostró.

Siempre nos quedamos con el Quintana, Miguel Ángel López, Mohoric, Michael Matthews, Evenepoel, Pogacar o Bernal que han ganado de chicos un mundial o un Tour de L’avenir, parecen muy buenos y efectivamente al llegar a profesionales lo demuestran con resultados desde el principio, afianzándose e instalándose en la élite por mucho tiempo.

Pero hay corredores que lo han tenido todo para triunfar empezando la veintena y se fueron difuminando de forma inexplicable. No siempre como en el caso de Betancur (ganador del Giro de Italia sub 23) o el “Chava” Jiménez por indisciplina o falta de cabeza para aprovechar sus magníficos dones y extraordinarias condiciones innatas.

El ciclismo es algo más que dar pedales y tener facilidades naturales para ello. Nadie niega que los anteriores fueron en su momento unos cracks en su categoría, que apuntaban muy alto y que quizás -los que están en activo- aún puedan mostrar chispazos aislados. Pero entre las malas decisiones de cada uno, el entorno, las particularidades psicológicas y la suerte que también juega en todos los apartados de la vida, algunos serán simplemente flor de un verano. Seguirán pedaleando con el acicate de un esplendor cada vez más lejano.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

4 pensamientos sobre “Rubén Fernández y otros campeones extraviados

  1. De todo mi gusto el artículo Oscar este artículo deberían leerlo en las escuelas de formación y tomarlo como referencia para que los jóvenes vean estos espejos y no se desvanezcan con el paso del tiempo
    Este mismo criterio de análisis sirve para una nota próxima con los jóvenes que han ganado la camiseta a mejor joven en Giro Y TOUR

  2. Muy buen artículo sobre los ciclistas que se quedaron en promesas. Igual se pensaba de Marc Soler, ganador del Tour de L´avenir 2015 y por ahora, aparte de una Paris-Niza, nada ha logrado de relevanca. O muy poco para lo que pintaba. Pero claro, aún tiene 26 años.
    Y bueno, es gratificante ver que los Nairo, López, Bernal, Chaves (tal ves éste en menor medida) sí se han consolidado al dar su paso al World Tour. Diría incluso que el más sobresaliente de estos 4 es Nairo, que lleva ya 10 años (10 años a este nivel, en este deporte, es una vida entera!) con resultados top, si bien con el bache de 2017-2019.

  3. Simpre pensé que Ruben estaba un punto abajo para ser un capo indiscutible, pero sin dudas fue de los mejores gregarios que podía tener Nairo y cualquier otro jefe de filas en el movistar junto a Anacona y Castroviejo. De todos modos, este artículo lleva a la reflexión, que muchas veces el factor psicológico influye mucho incluso si ya eres consagrado, porque en mi opinión desde que Nairo perdió ese giro con Dumoulin en la CRI final del Giro del 2017 no volvió a ser el mismo. Quizá estos nuevos en el Arkea le den brios, saludos!

  4. Es de todos los Españoles que tiene logros de joven el más centrado y el que menos prenda tiene, ese cambio de equipo ya empieza a darle resultados, todavía no etapas pero si confianza, pueda ser que despegue y lleguen las victorias.

Responder a CARLOS SANCHEZ BENAVIDES Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: