Sep Vanmarcke, la bestia del pavé

Por @pmpalermo

Inmersos de lleno en la temporada de Clásicas del Norte, es conveniente centrar la atención sobre un grupo de corredores que destaca por sobre el resto y suele estar siempre en la pelea de un tipo de carreras tan especiales y duras que intimidan a la mayoría, a punto tal, que son siempre los mismos los que definen las competencias.

La victoria de su vida frente a Boonen y Flecha
La victoria de su vida frente a Boonen y Flecha

Dentro de ese ínfimo número de elegidos se encuentra Sep Vanmarcke, un habilidoso pedalista belga de 25 años que en apenas unas pocas campañas en la categoría ya dejó entrever que tiene el talento y la determinación para ser el sucesor de los dos grandes monstruos que dominaron la especialidad  la última década: Fabián Cancellara y Tom Boonen.

Nuestro protagonista nació en  Kortrijk, tiene un físico imponente (1.89 metros 76 kilogramos) y como no podía ser de otro modo salió del Topsport Vlaanderen, semillero flamenco en el que pasó dos años y donde su máximo logro fue nada menos que el 2º lugar en la Gent Wevelgem 2010 con apenas 21 primaveras.

Sus actuaciones y potencial no pasaron desapercibidos y en 2011 dio el gran salto, enrolándose en el Garmin, donde redondeó una buena temporada como neo en la que destacó en lo personal con un 4º lugar en Harelbeke y brilló como gregario para Hushovd y Vansummeren, a la postre vencedor en el Infierno del Norte

Al año siguiente mantuvo la línea y no tardó en retribuir a Vaughters la confianza con una histórica victoria en Omloop Het Nieuwsblad frente a Boonen y Flecha, a los que batió luego de haber sido él quién hizo la selección en la carrera, con una exhibición de sus cualidades como rodador primero y velocidad para definir en grupos reducidos después.

Poco más hizo en esa campaña en la que fue aquejado por enfermedades, pero así y todo clasificó 5º en E3 Harelbeke y 7º en Dwars door Vlaanderen, 4º en un parcial de París Niza, 2º en otro del Tour de Gran Bretaña y 3º en el GP Rogaland, con un poderío sobre las piedras que evidenció un futuro enorme a punto tal que se dio el lujo de elegir su siguiente escuadra mientras muchos debían dejar la actividad ante las dificultad de hallar acomodo.

En ese contexto y ya al final de 2012 dejó Garmin, que quería retenerlo, y plantó a RadioShack equipo con el que tenía un acuerdo, para fichar por Belkin estructura en la que hizo su explosión definitiva y que hace unos días extendió el contrato con el corredor hasta fines de 2016, sabedores del talento que tienen entre manos.

Con los holandeses consiguió el GP Impanis-Van Petegem en 2013, pero mucho antes en el año sufrió una caída en la Tirreno que lo dejó tocado y fuera de varias clásicas, aunque finalmente fue de la partida en De Ronde y una semana después rozó la gloria en París Roubaix, donde sólo el extraterrestre Cancellara pudo con él, que se mostró desconsolado frente a las cámaras tras haber estado más cerca que nadie de batir a Spartacus.

foto:Arjan Ave
foto:Arjan Ave

El de Belkin es una verdadera bestia de las piedras y, como dijimos, ya fue 2º en Roubaix con todo lo que ello implica, pero lo mejor es que el presente curso sigue por la misma senda y ya clasificó 3º en De Ronde y Kuurne-Brussells-Kuurne 4º en Omloop Het Nieuwsblad y Gent Wevelgem y 5º en E3 Harelbeke, siempre dando la cara y encabezando las acciones en momentos definitorios.

Con Cancellara en liza es difícil que el resto brille en los tiempos que corren, pero Vanmarcke es el futuro de las competencias de pavé y estará siempre en la definición, aunque necesita una escuadra más potente a su alrededor para no verse obligado a lanzar ataques lejanos con el consiguiente desgaste que eso provoca y las chances de recuperación por parte de sus rivales.

Lo cierto es que estamos, sin exagerar, frente a la nueva estrella de las Clásicas adoquinadas, un atleta fuerte con una mentalidad de hierro que se postula con hechos como el relevo de los grandes especialistas de la actualidad y que con toda una trayectoria por delante, podría hegemonizar este tipo de eventos durante un largo período.

Claro está, primero debe obtener un Monumento y comenzar a transformar sus actuaciones en triunfos, pero lo importante es que tiene con qué realizar esa transición y es cuestión de tiempo para que Vanmarcke controle el pavé a su antojo.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos?seguínos en @pmpalermo                                           Sumate en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts …

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: