Tour de Francia: El temido pavé de la etapa 5

Por @pmpalermo

Desde que se presentó el recorrido del Tour 2014 y se supo que habría una etapa en el pavé, se tejieron mil conjeturas en torno a un día en el que los corredores no ganarán la carrera pero sí podrían perderla y por eso es conveniente revisarla a fondo. tdfet5a

A modo de antecedente es útil remontarse a la edición 2010 de la ronda gala, cuando Frank Schleck perdió sus opciones y se fracturó la clavícula en el tercer tramo adoquinado de la exigente etapa 3 entre Wanze y Arenberg Porte du Hainaut, mientras que Contador pinchó en el peor momento y cedió algunos segundos.

Con trazados como este no es ilógico que los primeros señalados para el triunfo sean los clasicómanos pero también vale la pena recordar que detrás de Hushovd (vencedor ese día) arribaron Geraint Thomas, Cadel Evans, Ryder Hesjedal, Andy Schleck y Fabián Cancellara. Mientras que Wiggins fue de los primeros del siguiente grupo, en otro llamado de atención a Sky que lo dejó afuera este año.

Vamos a conocer el quinto parcial del Tour 2014, 155.5 kilómetros entre Ypres y Arenberg Porte du Hainaut en los que, como se sabe, la dificultad reside en los 9 sectores de pavé de la París Roubaix que la organización dispuso y que repasamos a continuación, destacando que se pasarán en el sentido inverso al del Infierno del Norte y que muchos están recortados en su extensión:

 pavé de Gruson au Carrefour de l’Arbre (9)/1100 mts 

pavé d’Ennevelin à Pont-Thibault (8)/1400 mts 

pavé de Mons-en-Pévèle (7)/1000 mts 

pavé de Bersée (6)/ 1400 mts

 pavé d’Orchies à Beuvry-la-Forêt (5)/ 1400 mts

 pavé de Sars-et-Rosières à Tilloy-les-Marchiennes (4)/ 2400 mts

 pavé de Brillon à Warlaing (3)/1400 mts

pavé de Wandignies-Hamage à Hornaing (2)/ 700 mts

pavé d’Hélesmes à Wallers (1)/1600 mts  (a 19km de meta)

Tomando nuevamente la etapa del Tour 2010 como referencia, esta es mucho más sencilla simplemente por su longitud, ya que tiene 155 kilómetros contra los 219 de la que ganó Hushovd y sacó del juego a Frank.tdfet5

Pero eso no implica que sea fácil, menos con 9 secciones de adoquín y la presencia de grandes especialistas que, en caso de no tener que cuidar a sus capitanes, harán un infierno la jornada para los demás.

Habrá muchos atletas a los que les viene bien este día: Geraint Thomas, Peter Sagan, Lars Boom, Sep Vanmarcke, Nicki Terpstra, Marcus Burghardt, Johan Vansummeren, John Degenkolb, Heinrich Haussler, Arnaud Démare, Daniel Oss, Luca Paolini, Alexander Kristoff, Jurgen Roelandts o Sylvain Chavanel.

Entre todos estos hay muchos que no harán nada si sus líderes son endebles en el pavé, como podría ser el caso de Thomas con Froome, quien parece ser el más flojo de los jefes de fila en este tipo de trazado. Otros que oficiarán de niñera son: Benatti (para Contador), Boom, Vanmarcke (para Mollema), Vansummeren (para Talansky), Oss (Van Garderen) y Roelandts (Van den Broeck).

Pasando en limpio y de cara al triunfo de etapa, Degenkolb, Cancellara, Chavanel, Sagan, Terpstra y Kristoff corren con la ventaja de no tener que pensar en nadie más que ellos, haciendo la aclaración con respecto a Spartacus, que tendrá vía libre por la ausencia de un líder fuerte en Trek, a diferencia de aquel 2010 en el que escoltó a Andy Schleck.

Es bueno recordar además, que el pelotón vendrá de correr tres días en Inglaterra, los dos primeros muy intensos y exigentes, por lo que los nervios ya habrán pasado factura y posiblemente alguno de los gallos deba recuperar tiempo.

De todos modos no es este el parcial indicado para ello, sobre todo en una prueba tan larga, pero según sus antecedentes y necesidades podríamos ver activos a Valverde, Chavanel y Nibali, que necesitan equiparar el poderío en la montaña de Contador y Froome.

tdfet5b
Los km finales son accesibles

Valverde conoció las piedras recién este año y mal no le fue, como se pudo comprobar en Dwars door Vlaanderen y E3 Harelbeke, donde siempre se mostró en cabeza de carrera e incluso protagonizó varios ataques. Con eso en perspectiva, no es descabellado pensar que el murciano se mueva este día, produzca algún descalabro e incluso se vista de amarillo.

Para el resto de los capitanes, es una jornada en la que todo se reduce a aguantar bien ubicado y rezar porque no se produzca ningún desperfecto mecánico o caída que afecte sus endebles cuerpos escaladores, que necesitan resistir aquí para explotar más adelante.

El último tramo adoquinado se pasa a 19 kilómetros de meta y ese será el punto que marque quiénes sobrevivieron y quiénes no, al tiempo que comenzará a definirse la etapa. El ritmo será muy alto, más aún si hubiera cortes, el asfalto muy bueno y todo apunta a un embalaje reducido, en el que Degenkolb y Sagan tendrán la última palabra.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos?seguínos en  @CiclismoInter
                                           

 

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: