Vuelta a Burgos y Tour de L’Ain: el cuarto de hora de gloria para las carreras pequeñas

Por Oscar Trujillo Marín

Imaginen que ustedes en su pequeño pueblo o región organizan una modesta carrera ciclista que con mucho esfuerzo han mantenido viva y cada año recibe tan solo dos o tres nombres destacados. De repente, el mundo se colapsa, ocurre lo nunca visto y los equipos de más poderío y presupuesto se te ofrecen, te ruegan para que les des la oportunidad de participar.

Eso le ha ocurrido este enrevesado y caótico año a pequeñas competencias regionales del calendario europeo que han vivido a la sombra siempre de los gigantes y que por primera vez en su vida podrán presumir de contar con un cartel digno de las pruebas con más pedigrí y prestigio, incluso este año mucho mejor que estas.

Por ejemplo, eso sucederá esta extraña temporada con una pequeña prueba francesa 2.1 (tercera categoría mundial) muy montañosa que suele recorrer los montes de Jura como el Tour de L’Ain, donde salvo Pinot, Bardet y Moncoutie -que alguna vez la ganaron por que no tendrían nada mejor que hacer por esos días- cuesta encontrar nombres de relevancia en su palmarés.

La modesta competencia contará este año con una auténtica participación de lujo. El largo parón y la urgencia de los equipos de ponerse a punto compitiendo en serio para el Tour de Francia en tan solo el mes de agosto ha logrado el milagro. La estratégica necesidad de no moverse muy lejos de Francia para evitar inesperados incidentes de confinamientos en naciones lejanas ha hecho el resto.

Este año la carrera contará con 12 formaciones WT: AG2R, CCC, Cofidis, Deceuninck, Groupama-FDJ, Ineos, Israel Start-Up Nation, Jumbo-Visma, Lotto-Soudal, Sunweb, Trek, UAE. Además Pro continentales irán: Arkea, B&B Hotels, Circus-Wanty, Nippo, Sport Vlaanderen, Total Direct Energie, más cuatro equipos continentales.

Los aficionados del pequeño departamento francés podrán disfrutar de la presencia de varios de los favoritos a ganar el Tour: Bardet, Pinot, Pogacar, Roglic, Bernal, Mollema, Porte, Quintana… en fin un cartel que ya quisieran para sí las descafeinadas participaciones que se esperan para la Vuelta a España y Giro de Italia, que esta temporada pueden tener quizás la presencia de cracks mundiales y estrellas de primer nivel más pobre en muchos años. La urgencia de los equipos grandes de la élite por asegurar el Tour para salvar la mini temporada ha sido la clave.

Pero es que en la Vuelta a Burgos, esa carrera Pro Series a la que históricamente solo van un par de figuras que la utilizan para preparar la Vuelta a España, y algunos emergentes corredores muy jóvenes que se la suelen pelear con los equipos pro series y continentales españoles este año tiene overbooking de peticiones ¡de los mismos equipos del WT!… ¡todos quieren ir a Burgos! Y no hay cupo para tantos. De hecho, la organización ha recibido 36 solicitudes para solo 22 equipos que tienen cabida.

Teniendo en cuenta que el cupo para los equipos de segunda división españoles (Caja Rural, Euskaltel Euskadi, Burgos BH) están asegurados y para los continentales nacionales también (Ken Pharma y cometa Xtra) más por supuesto el único WT español Movistar, quedan 16 invitaciones que nunca han estado tan reñidas y ansiadas como esta vez. Una carrera de 5 días con buen clima, experiencia de los organizadores, buena señal de TV, con dos etapas duras de montaña a mediados de agosto es una magnífica preparación para el Tour.

Después de que el angustiado gobierno de la pequeña provincia española (que pone la mayoría del dinero para la organización de la prueba) estuviera a punto de cancelarla durante esta crisis sanitaria mundial, de repente el panorama ha cambiado radicalmente, el viento se ha puesto a su favor y hoy están ad portas de tener la mejor vuelta a Burgos de la historia, la más rentable, de mayor audiencia (irrepetible en circunstancias normales) y mediática que se recuerde jamás.

Así es la vida, por una vez algunos pequeños se van a caer para arriba y las tantas veces desdeñadas carreras de relleno para el fogueo de los más jóvenes de los equipos poderosos y el objetivo de los más modestos, tendrán más caché calidad y nivel en los participantes incluso que dos grandes vueltas. En lo que puede considerarse la involuntaria y afortunada rebelión de los chicos.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

3 pensamientos sobre “Vuelta a Burgos y Tour de L’Ain: el cuarto de hora de gloria para las carreras pequeñas

  1. Ojala que los favoritos a ganar las grandes vueltas lo tomen como entrenamiento y no entren en una disputa que termine en accidentes, para las principales figuras estas carreras solo sirven para que tomen forma y que la ganen los mas jóvenes.

  2. Yo continuo con mi teoria que para la Vuelta a Colombia van a estar varios équipos pro-series Europeos (segunda división) como el Arkea Samsic y el Androni Giacattoli y tal vez otros más; así a lo mejor vemos a nuestro Nairo Quintana participando en nuestra gran Vuelta. Me parecio extranho que la ICI le pidiese a la FCC de postergar a mas tarde esta competencia y así alargar esta atípica tempórada, mas alla de Noviembre.
    Como dice el dicho : Cuando el rio suena piedras trae.

Responder a carlos aldana Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: